Hola a todos. A pesar de que parezca que tengo abandonadito del todo el blog, no es así. Lo que pasa es que entre que apenas puedo sacar tiempo para escribir y que quería dejar pasar un tiempo para asentarme, ya van varios meses que no escribo nada.

Bueno, ¿por donde empezar? Tres meses como residente ya, y ha sido como un abrir y cerrar de ojos. Si os digo la verdad, lo estoy flipando. Me parece increible como en tan poco tiempo asimilas tantísima cantidad de información. Los primeros días tenía una sensación de “¿dónde coño me he metido?”, “no voy a poder saber esto en la vida” sobre todo con respecto al tema de los antibióticos yla clínica. Y cada día vas aprendiendo un poquito más, hasta que poco a poco vas controlando algunas cosillas (y te quedan otras muchas por aprender.) No sé en otros hospitales, al menos en el mío o estudias, te esfuerzas y te pones al día en algunas cosas, o te ves en más de un apuro, sobre todo cuando te llama un clínico y tienes que explicarle según qué cosas. Con esto no quiero decir que haya que flagelarse frente a un libro, no; pero si pensáis que este trabajo se basa sobretodo en cacharrear, meteos a técnico de laboratorio y seréis más felices. Ojo, que (al menos en micro) también se cacharrea, pero el trabajo diario no se basa en eso.

Espero no estar dando una mala sensación con lo que estoy escribiendo. Yo por mi parte estoy super contento y me siento afortunado tanto por la especialidad que he elegido como por los compañeros que tengo. Me levanto todos los días con ganas de ir al trabajo, y eso para mí es un lujo. Así que a todos aquellos que leáis esto y que os estéis preparando el BIR os digo que sigáis adelante, que no os rindáis porque el esfuerzo merece muchíiisimo la pena. La preparación del examen es un tiempo malísimo, os levantaréis algunos días con ganas de dejarlo todo, preguntandoos si de verdad merece la pena tantísimo esfuerzo, algunos tendréis hasta taquicardia (a mí me dio por volverme hipocondriaco jajaja), pero seguid adelante porque se puede conseguir . Y si por mala suerte no lo conseguís, no desesperéis, hay más oportunidades.

Bueno, espero que el siguiente post no tarde tanto como este. Ya os iré contando mis experiencias en el laboratorio más detenidamente, pero quería aprovechar este post para exponer una visión general de cómo me siento tras estos primeros meses de residencia.

Lo dicho, a darle duro que esto no tiene más secreto que la CONSTANCIA.

 

 

 

Anuncios