¡Hola a todos! Ya hace algún tiempo que no escribo por aquí, y he decidido sacar un hueco entre toda la cantidad de cosas que se me presentan para escribir el post y contaros un poco cómo han sido estos primeros días como RESIDENTE (¡qué bien suena esta palabra!)

Los primeros días han sido un poco raros, entre papeleo por aquí, que si firma del contrato, que si te falta tal documento (aunque en la hoja no te lo pidan), etc. Después hemos tenido una serie de charlas, algunas interesantes y otras insufribles (también hay que decirlo). En definitiva, una primera semana en la que no ves el laboratorio ni por asomo.

La segunda semana ha sido otra cosa. Llegó el momento tan esperado (y temido): LA INCORPORACIÓN. En mi caso todo el mundo fue super majo al darme la bienvenida, sobre todo mis R mayores, así que por ese lado me siento muy afortunado.

Tras la presentación a todo el servicio, pasé a la sección en la que pasaré los próximos 3-4 meses. Al principio todo es un caos ya que aunque he aprovechado este mes antes de empezar para ponerme al día en mi sección, una cosa es la teoría y otra muy distinta la práctica. Además, debido a que hay una cantidad de trabajo enorme, no me puedo entretener todo lo que yo quisiera a ver detenidamente las placas de cultivo, la morfología de las colonias, etc. Pero bueno, con cada día que va pasando aprendo un montón de cosas nuevas (a base de cometer algunas cagadas, todo hay que decirlo) y afortunadamente el caos del primer día se va difuminando poco a poco.

En fin, espero en próximas entradas contaros un poco más detenidamente algunas cosas que voy haciendo. De momento os plasmo mi primera impresión del lugar donde pasaré los próximos 4 años de mi vida.

Anuncios