A PROPÓSITO DE UN CASO (RESOLUCIÓN)

Bueno, pues tras una semana para votar, vamos a resolver el caso que os planteé. Si queréis podéis volver a verlo en el siguiente enlace: https://cronicasbir.wordpress.com/2014/12/21/a-proposito-de-un-caso/

Encuesta 1

En la primera pregunta, referente a la placa de agar MacConkey, la mayoría de vosotros habéis respondido (71,43%) que el tipo de colonias predominante son las lactosa positivas. Imagino que es porque en la imagen se observan algunas colonias de color rosa (lactosa positivas) y eso lleva a error, ya que el tipo de colonias predominante en este caso son las lactosa negativas (transparentes). Tened en cuenta que ante un caso real, en la siembra de una muestra de heces no se obtiene un cultivo puro del patógeno que está causando la infección, sino que también crecen otros tipos bacterianos.

  Encuesta 2

En la segunda pregunta, algo más de la mitad (52,7%) de los participantes habéis contestado correctamente: lactosa negativo (pico rosa), glucosa positivo (fondo del tubo amarillo, aunque en este caso no se observa), H2S positivo (color negro que se extiende por casi todo el medio), producción de gas positivo (burbujas). Aunque en este caso es difícil ver el carácter lactosa negativo del patógeno en el medio TSI, esto se puede deducir a partir de la placa de agar MacConkey.

Encuesta 3

Y en la tercera y última pregunta, el 60,87% de los participantes ha considerado que el patógeno que se aisla es Salmonella sp. Y es cierto, ya que es el único de los que aparecen en la encuesta que cumple los requisitos vistos anteriormente: lactosa negativo, glucosa positivo, H2S positivo y producción de gas positivo.

Muchísimas gracias a todos por participar. Estad atentos porque próximamente habrá una nueva entrega 🙂

Un saludo a todos.

Anuncios

A PROPÓSITO DE UN CASO

Hola a todos. Os traigo algo totalmente distinto a lo que he hecho hasta ahora en este blog. Voy a darle vidilla a este blog y lo voy a hacer a través de entradas de tipo “resuelve el caso”. Cada entrada constará de dos partes, una primera donde se expondrá brevemente un caso clínico y una segunda en la que haré una serie de preguntas para que podáis constestar y entre todos resolver el caso. Empezamos con uno muy sencillito:

Paciente de 30 años que acude a su médico por diarrea de varios días de evolución. Como síntomas principales presenta diarrea, dolor abdominal, fiebre, heces líquidas pero sin productos patológicos (sangre, moco, etc) y vómitos. No lo asocia a ninguna comida, al menos que recuerde. Se le solicita un coprocultivo y tras la siembra e incubación se observan lo siguiente:

Agar MacConkey 



– Agar Salmonella-Shigella

– Agar TSI (Triple azucar, hierro)

En base a la historia clínica y a los resultados microbiológicos ¿te animas a responder las siguientes preguntas? Por supuesto, cualquier duda, aclaración y/o corrección serán bienvenidos.

Y DESPUÉS DE UN TIEMPO…

Hola a todos. A pesar de que parezca que tengo abandonadito del todo el blog, no es así. Lo que pasa es que entre que apenas puedo sacar tiempo para escribir y que quería dejar pasar un tiempo para asentarme, ya van varios meses que no escribo nada.

Bueno, ¿por donde empezar? Tres meses como residente ya, y ha sido como un abrir y cerrar de ojos. Si os digo la verdad, lo estoy flipando. Me parece increible como en tan poco tiempo asimilas tantísima cantidad de información. Los primeros días tenía una sensación de “¿dónde coño me he metido?”, “no voy a poder saber esto en la vida” sobre todo con respecto al tema de los antibióticos yla clínica. Y cada día vas aprendiendo un poquito más, hasta que poco a poco vas controlando algunas cosillas (y te quedan otras muchas por aprender.) No sé en otros hospitales, al menos en el mío o estudias, te esfuerzas y te pones al día en algunas cosas, o te ves en más de un apuro, sobre todo cuando te llama un clínico y tienes que explicarle según qué cosas. Con esto no quiero decir que haya que flagelarse frente a un libro, no; pero si pensáis que este trabajo se basa sobretodo en cacharrear, meteos a técnico de laboratorio y seréis más felices. Ojo, que (al menos en micro) también se cacharrea, pero el trabajo diario no se basa en eso.

Espero no estar dando una mala sensación con lo que estoy escribiendo. Yo por mi parte estoy super contento y me siento afortunado tanto por la especialidad que he elegido como por los compañeros que tengo. Me levanto todos los días con ganas de ir al trabajo, y eso para mí es un lujo. Así que a todos aquellos que leáis esto y que os estéis preparando el BIR os digo que sigáis adelante, que no os rindáis porque el esfuerzo merece muchíiisimo la pena. La preparación del examen es un tiempo malísimo, os levantaréis algunos días con ganas de dejarlo todo, preguntandoos si de verdad merece la pena tantísimo esfuerzo, algunos tendréis hasta taquicardia (a mí me dio por volverme hipocondriaco jajaja), pero seguid adelante porque se puede conseguir . Y si por mala suerte no lo conseguís, no desesperéis, hay más oportunidades.

Bueno, espero que el siguiente post no tarde tanto como este. Ya os iré contando mis experiencias en el laboratorio más detenidamente, pero quería aprovechar este post para exponer una visión general de cómo me siento tras estos primeros meses de residencia.

Lo dicho, a darle duro que esto no tiene más secreto que la CONSTANCIA.

 

 

 

Toma de contacto

¡Hola a todos! Ya hace algún tiempo que no escribo por aquí, y he decidido sacar un hueco entre toda la cantidad de cosas que se me presentan para escribir el post y contaros un poco cómo han sido estos primeros días como RESIDENTE (¡qué bien suena esta palabra!)

Los primeros días han sido un poco raros, entre papeleo por aquí, que si firma del contrato, que si te falta tal documento (aunque en la hoja no te lo pidan), etc. Después hemos tenido una serie de charlas, algunas interesantes y otras insufribles (también hay que decirlo). En definitiva, una primera semana en la que no ves el laboratorio ni por asomo.

La segunda semana ha sido otra cosa. Llegó el momento tan esperado (y temido): LA INCORPORACIÓN. En mi caso todo el mundo fue super majo al darme la bienvenida, sobre todo mis R mayores, así que por ese lado me siento muy afortunado.

Tras la presentación a todo el servicio, pasé a la sección en la que pasaré los próximos 3-4 meses. Al principio todo es un caos ya que aunque he aprovechado este mes antes de empezar para ponerme al día en mi sección, una cosa es la teoría y otra muy distinta la práctica. Además, debido a que hay una cantidad de trabajo enorme, no me puedo entretener todo lo que yo quisiera a ver detenidamente las placas de cultivo, la morfología de las colonias, etc. Pero bueno, con cada día que va pasando aprendo un montón de cosas nuevas (a base de cometer algunas cagadas, todo hay que decirlo) y afortunadamente el caos del primer día se va difuminando poco a poco.

En fin, espero en próximas entradas contaros un poco más detenidamente algunas cosas que voy haciendo. De momento os plasmo mi primera impresión del lugar donde pasaré los próximos 4 años de mi vida.

Que llegue ya, ¡por Dios!

A medio camino entre el día de la elección de plaza y el día de la incorporación, me decido a escribir este post para contaros un poco cómo me siento. No penséis que no escribo nuevas entradas porque esté super liado, al contrario, no escribo nuevas entradas porque no hay mucho que contar.

Echando la vista atrás, sólo han pasado tres meses desde el examen y ya me parece un año. No sé si a todos les pasará lo mismo. Cuando acabas el examen todo es como “¡¡Bien, ahora tengo tiempo para hacer lo que quiera!!”, y todo va perfecto la primera semana, la segunda ya un poco más aburrida y a partir de la tercera los días se hacen eternos, al menos a mí,  que necesito estar siempre ocupado con algún tipo de actividad.

Por otro lado, ese pico de adrenalina traducido en euforia que se siente en el momento en el que ves que la plaza es tuya se va yendo poco a poco para transformarse en una mezcla de inseguridad y miedo. Algunos pensaréis “Tú eres tonto ¿pero miedo de qué si vas a hacer lo que siempre has querido?”; pues sí, pero lo tengo. Ojo, que esto no significa que no tenga ilusión y ganas ¿eh? Esta se va incrementando con el paso de los días. Estoy como un niño que espera su regalo de reyes y la noche anterior no puede dormir, solo que esta noche en lugar de 8 horas dura unas poquitas más.

Bueno, a lo que iba, el miedo. ¿Miedo a qué? Pues a un poco de todo, miedo a una situación totalmente nueva, miedo a no estar a la altura, miedo a no poder llevar a cabo todo lo que quiero hacer, miedo a no estar a gusto en mi lugar de trabajo; en definitiva MIEDO A LO DESCONOCIDO. Depués de tanto invertido me da miedo que lo que me encuentre no sea lo que yo esperaba. Imagino que más de uno estará pasando por esta misma situación.

Y nada más, sé que me ha quedado una entrada muy cortita, pero es que este tiempo de espera no da para mucho más que para pensar. Espero en la próximo post poder meterme en faena y contaros cosas sobre mis primeros días como residente, mientras tanto no queda otra que esperar.

Y por fin llegó el día

Ayer, 8 de abril, fue EL GRAN DÍA, el día en el que por fin pude poner nombre a mi destino durante (al menos) los próximos 4 años. A los que no entendéis lo que quiero decir con esto, me explico, ayer fue el día en el que todos los biólogos (con plaza) fuimos convocados en el Ministerio de Sanidad para ELEGIR NUESTRO DESTINO. Y como este blog nace con el objetivo de que los BIRes futuros tengáis un poco de información, os voy a contar cómo ha ido todo para os podáis hacer una idea de cómo va el asunto.

Aunque habíamos sido convocados a las 17:00, y como a mi no me va mucho eso de apurar el horario al máximo, me planté en la puerta del ministerio a eso de las 16:30. Había ya alguna gente esperando y otra llegaba poco a poco. Entre tanto esperar pues lo típico, hablas con la gente, compartes impresiones, etc. En definitiva hacer que pase esa maldita media hora cuanto antes, mejor.

Vía: Taringa

A las 17:00 apareció alguien en la puerta del ministerio y nos hizo pasar a una entrada donde una señora muy maja (léase con ironía) estuvo unos 10 minutos explicándonos varias cosas sobre cómo iba a transcurrir el acto. Pasado ese tiempo y con unos nervios que aumentaban por segundos nos dirigimos a un salón de actos donde nos colocaron a todos en orden. Una vez allí el tiempo pasa muy deprisa (o al menos a mí me lo pareció). Cuando te quieres dar cuenta estás frente a un ordenador en el que aparece la plaza que quieres (o no, eso según cada uno) y te preguntan si estás de acuerdo con la misma. Si lo estás pues no tienes más que pultar la tecla “intro” y…ya está, sí así de rápido, te despiden (sin palmadita en el hombro ni nada, no os creáis tan importantes) y sales a un pasillo donde un señor un poco más amable que la primera te da un papelito (que no puedes perder bajo ningún concepto puesto que lo tendrás que entregar en el hospital) donde sale reflejada la plaza que has elegido.

Vía: Mundo52.com

Y ahí acaba todo, sales a la calle y te encuentras con la segunda parte del día (porque no todo iban a ser nervios): conocer a otros compañeros de fatigas, hablar con ellos y…¡¡cañas!! En mi caso estuve con gente super maja con los que hablé de todo un poco.  De esa reunión también ha surgido algo muy importante, una posible colaboración en este humilde blog por parte de otros residentes de distintas especilidades. Así que como podréis imaginar, estoy muy contento por ese lado (y por el otro también ya que voy a empezar mi residencia en el sitio que quiero).

Bueno, pues así acabó un día inolvidable en el que nervios, miedos, y risas se mezclaron perfectamente en el inicio de un camino fantástico llamado RESIDENCIA.

PD: Me gustaría decir que, aunque todos me parecieron muy simpáticos, me quedo con muy buen recuerdo de dos personas en especial, Nitros y Lymnaea.

Esto es un follón

Hola a todos. Como digo en el título de esta entrada, ¡¡esto es un follón!! Este martes 8 de abril me dispongo a coger un tren rumbo a Madrid. ¿Para qué? Pues para poder elegir mi plaza. ¡Por fin! Después de 2 meses esperando ya se acerca el momento en el que tengo que elegir el lugar donde pasaré los próximos 4 años.

Pese a que pueda parecer una decisión sencilla…¡JA! Ni de coña. Es un lío tremendo, al menos para mí (y para unos cuantos con los que también he hablado). Hay que tener varias cosas en cuenta, ya que es el sitio donde vas a pasar un tiempo considerable de tu vida. Por tanto, no es una tarea fácil. Pero bueno, al final no te queda otra que hacerte una lista con la que estás más o menos de acuerdo y “p’alante”.

Así estoy yo. Vía: sebascelis

Os voy a contar los pasos que he ido dando por si a alguien le sirve en las próximas convocatorias. Lo primero que he hecho yo (que no tiene por qué ser lo correcto) es hacerme una lista con los hospitales que ofertan plaza. Como a los biólogos aún no nos tienen en tan alta estima en la sanidad como para ofrecernos cientos de plazas (como a otros IR) pues nos tenemos que conformar con sólo 43 (este año). Pocas pero muy codiciadas. Anda que no sabe bien el fruto del esfuerzo cuando te ves dentro de esos 43 ¿eh?. Volviendo al lío; después de hacer la lista provisional tienes que ver cuantas plazas necesitas en tu lista definitiva, es decir, no va a necesitar las mismas el que está en el puesto 13 que el que está en el 25.

Una vez hecho esto llega el siguiente paso. Llamar a los distintos servicios de los hospitales para informarte un poco de qué va la historia. Tengo que decir que en mi caso, todo el mundo ha sido super agradable, atento y no ha tenido reparos en dedicarme todo el tiempo que he necesitado para solventar mis dudas, así que desde aquí (y aunque no creo que alguno lea esto) GRACIAS.

Bueno, pues ya que te has empapado de toda la información que necesitabas llega el peor momento, ordenar la lista por orden de preferencia. ¿Por qué digo el peor? Porque es muy complicado hacerlo. Por supuesto algunos hospitales te gustarán más que otros, pero también te ves en la situación de que dos o más hospitales te gustan por igual, ¿y ahora qué? Pues te das de hostias con la almohada (o con lo que sea) hasta que empiezas a aclararte un poco. Un día te levantas muy convencido de que el mejor hospital es “tal”, pero al día siguiente te parece mejor “Pascual”, y así durante un mes interminable en el que aún me hallo, sin contar que dependes (y mucho) de lo que elijan los que están delante de ti. Por suerte en 4 días se acaba todo y ya sabré por fin cual va a ser mi destino. Sea cual sea, espero que tanto esfuerzo merezca la pena y poder hacer realidad un sueño que nació allá por 2008.

torcal

Me presento

En primer lugar me gustaría daros la bienvenida a todos a este blog. Tanto a los que ya me conocéis como a los nuevos lectores que pasen por aqui buscando información sobre el BIR me gustaría deciros que este nuevo blog nace con el ánimo de contar mi experiencia sobre este periodo de formación que va a ocupar los próximos 4 años de mi vida.

A los que no me conocéis me presento, soy un chico que hace unos días recibió la feliz noticia de que había conseguido una de las tan preciadas plazas en un hospital español para hacer lo que desde siempre me ha gustado.

Vía: VerbiClara

El camino hasta llegar aquí no ha sido fácil, muchos meses de preparación, algún que otro bajón, la sensación de que se te escapa un año de tu vida de las manos dentro de una biblioteca y, para mí lo peor, no saber si después de tanto apostado, lo vas a perder todo. Pero eso es algo que queda en el olvido una vez que recibes la feliz noticia, tienes plaza y una nueva etapa de tu vida se abrirá ante tus ojos.

Con esto acabo la primera (de muchas, o eso espero) entrada de este blog. A partir de ahora voy a ir contando todo el proceso al que me enfrentaré en los próximos meses hasta llegar el día querido y a la vez tan temido, la incorporación al hospital. Después ya seguiré contando todo lo referente a la residencia. De momento espero que os guste lo que cuento y lo disfrutéis.